lunes, 20 de febrero de 2017

Lindqvist/Exterminad a todos los... civilizados.


Este librajo de Lindqvist, sobre el Exterminio y sobre, también, El corazón de las tinieblas de Conrad, es…

Habría que tomarse en serio algunas cosas… pero mucho cuidado con qué cosas nos tomamos en serio. Porque si nos tomamos en serio las cosas serias no queda otra que, visto lo posesivos y ombliguistas que somos en nuestro papel estelar de primeros del mundo, pues no quedaría otra alternativa que coger y corregirnos, en el sentido de, muertos de vergüenza ante lo estupendos, ¿humanistas?, pedantes y espléndidos que somos, decidir hacer algo sensato y que cada uno se pire ya mismo directo al tacho de la basura…

Lo anterior, corregirnos desapareciendo, estaría totalmente justificado por la decencia, la generosidad y cierto sentido del decoro y la justicia… pero totalmente en contra de nuestro instinto de super estupendo que soy, que otros dicen de supervivencia…

Entonces la regla vital es que sobre las cosas serias pensamos de coña y sobre las coñas o banalidades: pues pensamos en serio y escribimos tratados y damos conferencias y moralizamos y debatimos y nos forramos todos y nos tranquilizamos todos y nos entretenemos todos y dogmatizamos todos y nos hacemos las víctimas todos y elucubramos todos y todos desviamos la atención recreativamente para no pensar y tomar decisiones en cuanto a la salida única que sería corregirnos…

Sven Lindqvist escribe en serio sobre las cosas serias… y así no se puede, meu, porque se te saltan los colores ante tu falta de vergüenza. Te pone en un brete: empezar por uno mismo e intentar cambiar a mejor en un gesto de equidad… o, bien, olvidar el libro de Lindqvist Y claro, siguiendo el instinto de supervivencia y autocomplacencia: olvidas el librajo de Herr Sven… todo esto resumiendo.

Resumiendo quiere decir que de tanta razón que lleva Sven y de tan esclarecedor que es su "Exterminad a todos los salvajes" y de tantos y escabrosos ejemplos que da de nuestra degradación colectiva… y de tan impresentables que resultan, visto lo anterior, varias de nuestras esencias e interminables etcéteras… pues el libro me encantó, me impactó… y a los tres minutos me olvidé de él ¿instintivamente, voluntariamente? porque, si no me olvido de él: no se me ocurre otra solución salvo la más drástica… resumiendo.

Herr Sven repasa lo que todos sabemos y, a pesar de ello, todos ignoramos, no sé si voluntaria o instintivamente, o ambasmente. Será por supervivencia. Porque saber e ignorar vienen a ser lo mismo aunque parezca imposible porque todos sabemos y conocemos nuestra mugre exterminadora y todos hacemos como si no la conociéramos con lo que, más bien, la ignoramos y podéis mirar a otro lado pero os recuerdo que sois unos impresentables lo mismo que yo… resumiendo. Si no lo hiciéramos, me refiero a ignorar lo que sabemos, ya no seríamos.

Cuando leí El corazón de las tinieblas me llevé la gran desilusión que se llevan todos los que lo leen pensando que van a flipar, porque es que no… decepcionante… tras leer "Exterminad a todos los salvajes", que, tomando como punto de partida el libro de Herr Conrad, realiza un desinfectante resumen de vilezas y compendio de la infamia humana, el libro de Conrad te sabe distinto, mucho mejor… luego, al instante, me olvidé de "Exterminad a todos los salvajes", vaya sermón el de Herr Sven… y volví a la pedantería ombliguista de siempre. Miña nai… qué desastre y complacencia. ¿habrá que corregirse? La Corrección supone la desaparición… por lo menos según alguna de las versiones sobre los límites de dicha correción.

El libro de Lindqvist empieza y acaba con el mismo rrafo. Al empezar, no entiendes bien, en toda su magnitud, dicho párrafo… cuando, al acabar el libro, te lo vuelves a topar, ahí sí, te da una bofetada que… necesitas olvidar al momento, por puro instinto de…Mañana mismo vuelvo a leer el libro de Herr Sven, a ver si así no me olvido de lo que cuenta... pasado mañana también lo leeré, y al día siguiente... y así sucesivamente.

jueves, 26 de enero de 2017

Djuna Barnes/El bosque de la noche


A Djuna Barnes la tienen colocada en una lista… aunque no a ella, a su buque insignia: El bosque de la noche. La lista es, supuestamente, la de lo mejor… y os aclaro que esta floresta trata la Geometría del amor. Echadle un vistazo a las solapas del librajo y veréis lo que dicen del artefacto, no cuatro mindundis, sino Eliot, Greene, Durrell y demás glorias britonas o confederadas…

Puestos a escribir bosques, porque de eso estoy hablando, el de Frau Djuna lo es. Hay otros que no son capaces ni de plantar tres míseros arbolitos y ya te cuentan una de la selva. Pues bien, la tipa Barnes tiene raíz, tronco, hojas y extremidades. Y en ella anidan…

A lo mejor, mirar una fraga o un soto, que a muchos absorbe durante horas, a otros parece la cosa más aburrida e inútil de su última media vida… ahí no entro… pero si cada cierto tiempo te topas, entre la monotonía de una misma especie, la rareza o el hipo, la cosa cambia hasta para quien se aburre con la monotonía, que le parecerá, ahora, distinta: una expectativa prometedora…

Dicen los de la Liga Anti Monotonía que en la variedad está el gusto… y vale el slogan; dices: qué cosa… pero nada menos variado que la fijación y exageración de Herr ThomasB, los temazos inigualables de The Smiths, las obsesiones de FranzK o la rotación de la tierra… y entonces…

No sé a qué viene lo de la monotonía… que El bosque de la noche no tiene mucho que ver con ella. Aunque lo podría parecer, porque, cuando aparecen por escrito esas rarezas que Djuna es capaz de imaginar, lo demás, me refiero al resto del libro, parece… un bosque de la misma especie…

Hay quien lo cuenta, lo numera, lo mide todo… me dicen que las proporciones son 90 y 10… y que Frau Barnes lo mismo pudo haberse olvidado del 90% de El bosque de la noche, no haberlo escrito, que toda esa extensión es de monocultivo… y que sólo el restante 10 %, que dedica a las sorpresas, vale la pena… Qué manía.

Ahora me vienen los apóstoles del ¿Slow Life? y demás paridas anti heterodoxias, que también lo cronometran todo, aunque sea para ir, supuestamente, a otra velocidad… y me dicen que del Bosque de Frau Djuna lo que vale la pena es la parte de masa arbórea uniforme, la mayoría de lo escrito… pero no las rarezas y excentricidades que, cada equis páginas, saltan, se manifiestan y lo arrasan todo, también la tranquilidad de estos tipos… Un lío.

No estoy muy entrenado en silvicultura… pero varios de los árboles que te topas en el bosque de Djuna Barnes parecen únicos. Lo que no tengo muy claro es si son reales o truchos, digo falsos… aunque lo mismo da, que si me dicen Djuna, de árboles nada, que a mí se me viene al mejunje El conformista, hablo de la peli...

domingo, 22 de enero de 2017

¿Pensar en cabañas para pensar?


No sé si estaré en las penúltimas… porque sigo con lo de las cabañas. Empanada neo rural de niños perdidos y algo pusilánimes… se mua El desconcierto se convierte en pura vergüenza de uno mismo, de lo gili que soy, cuando paso el asunto por el filtro Bernhard, que resume la tontería kitsch de las cabañitas con su “cabañas de ocasión y confusión

Como mi tontería no es nueva, hace años había ido a ver una exposición que, en el colmo de la afectación, se llamó Cabañas para pensar… miñanai, qué título… como las cabañas me gustan fui a ver la muestra: bien bonitas las chozas, en unos parajes, tirando a nórdicos, que valen su peso en… La elección de los ¿cabañistas? era como muy de tópico plural y acomodado. Que si Wittgenstein, Woolf, Heidegger, Mahler… aunque, luego, se te aparecía Derek Jarman y te sorprendía el tópico en singular, con una cabaña negra y amarilla rodeada por un jardín medio desértico y plantada delante de una central no sé si térmica o nuclear.

Pensar en cabañas puede pasar… pero pensar en cabañas para pensar, no, no puede pasar, es repelente, atacante, sin más. Como de ciencias cada día sé menos, me ayudo de un ejemplo: se pueden pensar tonterías, cosa sanísima y recomendable… y se puede ser tonto, cosa distinta, mucho menos sana y sinónimo de…

La tontería de pensar en cabañas es muy distinta, quiero creer, del tonto que piensa en cabañas para pensar… me topé con el libro de aquella exposición hace nada… editado para tontos, ahí fui a retratarme… Muy bonito en lo que a fotos, planos y alzados, mapas, herbolario y demás lisonjas se refiere, de verdad, que aquello estaba currado y entraba por los ojos.

Pero qué decir del conjunto de ¿textos? que acompañan lo anterior… porque, además de las fotos y resto de florituras, en el librajo que se publicó sobre dicha exposición se recopilan varios ¿textos? preparados con ocasión de la muestra que, de verdad, los lees y quieres destruir todas las cabañas del universo cabañal…

Hay que ver este conjunto de textos o ensayitos u horteradas o chuminadas o torpezas que aparecen en el catálogo de Cabañas para pensar… algunos de sus autores son bastante conocidos y otros no. Me acordé del libro de Adam Sharr sobre el refugio de Heidegger en Todtnauberg… tuve la moral de leerlo hace tiempo, vaya tontería, diréis… no sé, era flojito pero tenía sus cosas.

En un reportaje, en Vimeo, se ve a los organizadores y comisarios de Cabañas para pensar comentar que la idea de su exposición surgió tras la lectura del libro de Adam Sharr, que se subtitulaba: Un espacio para pensar… dale molino… cuentan que fue la decepción ante este libro lo que los llevó a trabajar sobre el tema… opinan que el libro de Sharr no era bueno ni desde el punto de vista técnico (Sharr es arquitecto) ni desde el punto de vista más discursivo o ensayístico, según indican ¿?. Y se ponen manos a la obra, tratando de enmendarle la plana a Herr Sharr, como ellos mismos reconocen sin ambages… pero, un momentito… vamos a ver… aclarémonos… que si el libro de Sharr es flojito, esto otro, me refiero al conjunto de doctos comentarios que estos fieras parieron con ocasión de su exposición… decía que, eStoNces, esto otro, ¿qué carajo es?... no sé, ¿Blandiblú? ¿Bisutería trasnochada?...

Mil días, una de las partes de Roxe de Sebes, de Herr Ignacio Castro, me gustó... pero es que la comparo con esto otro y no es que me gustara, es que me encantó.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...